Saltar al contenido

SOLO SE PIERDE LO QUE SE GUARDA / NOMÉS ES PERD EL QUE ES GUARDA

Solo se pierde lo que se guarda, de Inma Garcín y Rosa Sanmartín

 

Inma GARÍN i Rosa SANMARTÍN

SOLO SE PIERDE LO QUE SE GUARDA / NOMÉS ES PER EL QUE ES GUARDA. Homenatge a Antonio Machado

València: EdictOràlia, 2020, 156p.

Pròleg de Rodolf Sirera
Edición bilingüe. Traducció al valencià de Rosa Sanmartín i Inma Garín
Il·lustració de portada: Cuca Balaguer
A cura de l’edició: Josep Lluís Galiana

Aquesta edició ha sigut traduïda amb una ajuda de la GENERALITAT VALENCIANA i amb la col·laboració del Laboratori per a la Investigació de Processos Creatius Contemporanis AD LAB.

ISBN: 978-84-120023-7-9

PVP: 18€





gastos de envío incluidos para toda España / shipping costs included for all Spain • para el resto del mundo, consulte coste de envío / for the rest of the world, see shipping cost • otros métodos de pago / other payment methods • contacto/contact : edictoralia@edictoralia.com
________________________________Castellano más abajo…

Només es perd el que es guarda és la ficcionalització d’uns fets que van ocórrer, en la seua major part, durant els mesos que Antonio Machado va estar a València. Ens hem permès algunes llicències que no es corresponen amb la realitat històrica, però que ens permetien donar-li més dramatisme a les escenes del text. Un exemple clar es troba en les escenes que hem situat en Vil·la Amparo (Rocafort), on va viure tota la família Machado. Els grans absents en aquells dies van ser Manuel Machado i la seua esposa Eulalia Cáceres. De la mateixa manera no va ser a València on les filles de Josep i Matea es van acomiadar dels seus pares, sinó que elles els acompanyarien fins a Barcelona, on passarien gairebé un any. L’entrevista que apareix en l’escena tercera pren alguns paràgrafs de l’apareguda en Fragua Social el 19 de desembre de 1936. El text que llegeix Juan Gil Albert a l’escena cinquena és un extracte d’un passatge de la seua Juan de Mairena (Miscel·lània Apòcrifa. Parla Juan de Mairena als seus alumnes). El text es va publicar per primera vegada en Hora de España, nº 14, febrer de 1938. Amb la idea d’homenatjar a tants i tants afusellats durant la dictadura, ens hem permès la llicència de modificar la data de l’afusellament de Timoteo Mendieta que es va produir el 15 de novembre de 1939. A l’endemà va ser llançat a la fossa comuna número 2 del pati 4 del cementiri de Guadalajara juntament amb altres 21 assassinats més. Timoteo Mendieta va ser enterrat a Madrid el 2 de juliol de 2017. Amb tot, esperem que els lectors ens perdonen aquestes llicències i entenguen que, abans de res, volíem homenatjar Antonio Machado i tants i tants republicans que van haver de fugir per les seues idees polítiques. I a aquells que, lluitant per la llibertat, van perdre la seua vida.

Inma Garín (València, 1952) és directora, escriptora, investigadora, traductora i pedagoga. Ha traduït entre d’altres a Harold Pinter, Caryl Churchill i David Mamet, i ha dirigit diversos espectacles com True West (1987), de Sam Shepard, o Ellas (1992), amb textos de Griselda Gambaro; Prohibida la reproducción, de JR Morales, en 1992 i 2017, o Perlas sobre la frente, amb textos d’Emily Dickinson (2007). Des d’aleshores, ha escrit i dirigit Desdemona mai més, un esdeveniment performatiu amb participació ciutadana (2015), i El zurdo de Manacor (SGAE, 2016). Actualment, col·labora en la secció de crítica teatral de la Cartellera Túria.

Rosa Sanmartín Pérez (València, 1974) és doctora en filologia hispànica per la Universitat de València. Ha publicat tres assaigs relacionats amb la tasca dramàtica de Manuel i Antonio Machado, tema de la seua tesi doctoral; dos d’ells amb la publicació de textos teatrals inèdits fins ara. D’aquesta època és també la publicació Metodologías teatrales aplicadas a las nuevas dramaturgias contemporáneas (Episkenion, 2013), de la qual va ser editora literària, tasca que va repetir en 2016 amb la publicació d’Escritos sobre teatro de Josep Lluís Sirera (Acadèmia de les Arts Escèniques, 2016), de la qual també va ser prologuista. A més ha estat guanyadora de l’XI Certamen de Relat Curt de Mislata, coautora de la novel·la No te fíes (Nou Editorial, 2019) i autora de Cuando la vida te alcance (Nou Editorial, 2020). Així mateix, ha estrenat el seu text dramàtic Un dia quise mover el mar (març del 2019) i el text coescrit Nomes és perd el que es guarda (febrer del 2018), que ara es publica en edictoràlia teatre en edició bilingüe i pròleg de Rodolf Sirera.

Del pròleg de Rodolf Sirera

Només es perd el que es guarda no pretén reconstruir amb detall els mesos de l’estada de Machado a Rocafort, ni construir un argument basat en fets reals o obertament de ficció. Es limita a donar vida a un espai —Vil·la Amparo— oferint el testimoni de la seua recuperació com un espai de la memòria, i a situar-hi la figura d’Antonio Machado. Ho veiem movent-se en aquest espai a través de breus escenes, de contactes amb altra gent de la cultura i amb la família. Són com pinzellades que de cap manera pretenen reconstruir la personalitat del poeta ni esbossar la seua trajectòria vital. És a través de Machado com se’ns torna a fer present una de les pàgines més doloroses de la nostra història recent. Per això l’obra es tanca amb l’emocionant crida de Mercedes, la republicana (escena 12), en un moment en què cada vegada són més els que prefereixen oblidar: «Vosaltres, els joves, heu de entendre-ho, no sou tan necis. I jo no em cansaré mai de narrar aquesta història… fins que em facen mal les orelles.»

Solo se pierde lo que se guarda es la ficcionalización de unos hechos que ocurrieron, en su mayor parte, durante los meses en que Antonio Machado estuvo en Valencia. Nos hemos permitido algunas licencias que no se corresponden con la realidad histórica, pero que nos permitían darle más dramatismo a las escenas del texto. Un ejemplo claro se encuentra en las escenas que hemos situado en Villa Amparo (Rocafort), donde vivió toda la familia Machado. Los grandes ausentes en aquellos días fueron Manuel Machado y su esposa Eulalia Cáceres. Del mismo modo, no fue en Valencia donde las hijas de José y Matea se despidieron de sus padres, sino que ellas los acompañarían hasta Barcelona, ​​donde pasarían casi un año. La entrevista que aparece en la escena tercera toma algunos párrafos de la aparecida en Fragua Social el 19 de diciembre de 1936. El texto que lee Juan Gil Albert en la escena quinta es un extracto de un pasaje de su Juan de Mairena (Miscelánea apócrifa. Habla Juan de Mairena a sus alumnos). El texto se publicó por primera vez en Hora de España, nº 14, febrero de 1938. Con la idea de homenajear a tantos y tantos fusilados durante la dictadura, nos hemos permitido la licencia de modificar la fecha del fusilamiento de Timoteo Mendieta que se produjo el 15 de noviembre de 1939. al día siguiente fue lanzado a la fosa común número 2 del patio 4 del cementerio de Guadalajara junto con otros 21 asesinados más. Timoteo Mendieta fue enterrado en Madrid el 2 de julio de 2017. Con todo, esperamos que los lectores nos perdonen estas licencias y entiendan que, ante todo, queríamos homenajear a Antonio Machado y a tantos y tantos republicanos que tuvieron que huir por sus ideas políticas. Y a aquellos que, luchando por la libertad, perdieron su vida.

Inma Garín (Valencia, 1952) es directora, escritora, investigadora, traductora y pedagoga. Ha traducido entre otros a Harold Pinter, Caryl Churchill y David Mamet, y ha dirigido varios espectáculos como True West (1987), de Sam Shepard, o Ellas (1992), con textos de Griselda Gambaro; Prohibida la reproducción, de JR Morales, en 1992 y 2017, o Perlas sobre la frente, con textos de Emily Dickinson (2007). Desde entonces, ha escrito y dirigido Desdemona nunca más, un evento performativo con participación ciudadana (2015), y El zurdo de Manacor (SGAE, 2016). Actualmente, colabora en la sección de crítica teatral de la Cartelera Turia.

Rosa Sanmartín Pérez (Valencia, 1974) es doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia. Ha publicado tres ensayos relacionados con la labor dramática de Manuel y Antonio Machado, tema de su tesis doctoral; dos de ellos con la publicación de textos teatrales inéditos hasta ahora. De esta época es también la publicación Metodologías teatrales aplicadas a las Nuevas dramaturgias contemporáneas (Episkenion, 2013), de la que fue editora literaria, tarea que repitió en 2016 con la publicación de Escritos sobre teatro de Josep Lluís Sirera (Academia de las Artes Escénicas, 2016), de la que también fue prologuista. Además ha sido ganadora del XI Certamen de Relato Corto de Mislata, coautora de la novela No te fías (Nuevo Editorial, 2.019) y autora de Cuando la vida te alcance (Nuevo Editorial, 2020). Asimismo, ha estrenado su texto dramático Un día quise mover el mar (marzo de 2019) y el texto coescrito Solo se pierde lo que se guarda (febrero de 2018), que ahora se publica en edictoràlia teatro en edición bilingüe y prólogo de Rodolf Sirera.

Del prólogo de Rodolf Sirera

Solo se pierde lo que se guarda no pretende reconstruir con detalle los meses de la estancia de Machado en Rocafort, ni construir un argumento basado en hechos reales o abiertamente de ficción. Se limita a dar vida a un espacio —Villa Amparo— ofreciendo el testimonio de su recuperación como un espacio de la memoria, y a situar en él la figura de Antonio Machado. Lo vemos moviéndose en dicho espacio a través de breves escenas, de contactos con otras gentes de la cultura y con su familia. Son como pinceladas que en modo alguno pretenden reconstruir la personalidad del poeta ni esbozar su trayectoria vital. Es a través de Machado como se nos vuelve a hacer presente una de las páginas más dolorosas de nuestra historia reciente. Por eso la obra se cierra con la emocionante llamada de Mercedes, la republicana (escena 12), en un momento en que cada vez son más los que prefieren olvidar: «Vosotros, los jóvenes, tenéis que entenderlo, no sois tan necios. Y yo no me cansaré jamás de narrar esta historia… hasta que me duelan los oídos.»

Sinopsis de l’obra

Acte I.– L’homenatge: L’acció transcorre a Villa Amparo, el poble de l’Horta Nord on va viure el poeta Antonio Machado en el seu primer exili quan vingué de Madrid a finals de 1937. És el 22 de febrer de 2009, es celebra el 70 a aniversari de la seua mort. Molta gent s’acosta a Villa Amparo, per a l’homenatge del poeta en eixes dates.

L’acte consta de tres escenes. Dos a Villa Amparo i una a l’estació de metro de Rocafort.
En la primera aprenem sobre Mercedes, la republicana, que va fugir d’Espanya el mateix dia que Antonio Machado i es va quedar a viure a França fins que acabada la dictadura franquista va poder tormar. Aprenem també que Timoteo, l’altre personatge és nét del sindicalista Mendieta, el qual busca les seues restes i, finalment, aprenem sobre les represàlies franquistes per boca de la periodista que ha vingut a cobrir l’homenatge. En el monòleg final de la republicana, es projecta un audiovisual amb imatges pertinents de l’època en que ella era menuda, quan va esclatar la guerra i va començar l’exili. Durant la primera part de la primera escena, hi ha un fash-back, possiblement gravat en video i projectat en que s’entrevista a algunes de les persones que 1979 pertenyien a l’Associació Cultural de Rocafort i organitzaren el primer homenatge a la memòria del poeta en Rocafort.

Acte II.– La guerra: Entre finals de 1936 i abril del 1938. Villa Amparo. Rocafort. Este acte consta de cinc escenes. La primera, al poc d’arribar Machado a Villa Amparo, entre Juan Gil Albert i Antonio Machado que ve a informar-li del seu nomenament com a president del Congrés d’Intel.lectuals Antifeixistes. La segona escena és entre una periodista de l’època i el poeta. En ella parlen de Manuel i dels últims escrits teatrals. La tercera a meitat del 1938, entre Antonio Machado i María Teresa León que ha vingut a dur-li l’últim número de Hora de España i a recollir l’últim article que ha escrit Machado per a la mateixa revista. La cuarta entre Antonio Machado i la seua mare, Ana. Parlen de Manuel i de la desgràcia que els ha sobrevingut. De la guerra que pareix que no va bé. I la quinta entre Antonio Machado i la seua cunyada Matea, quan ell li fa saber que les seues filles han d’ eixir cap a Moscou amb els altres xiquets de El Socorro Rojo.

Acte III.– La utopia: L’acte té una escena única al juliol de 2037, quan Villa Amparo s’ha convertit en una Residència per a Intel.lectuals i Artistes. Apareix la neboda, un personatge nou, que representa les noves generacions. Arriben autobusos amb les families dels morts exhumats, alguns dels quals estan soterrats a Villa Amparo també. Per fi han trobat el seu descans. L’esforç de tots ha merescut la pena.

La neboda porta a Timoteo, que pateix Alzheimer i va en cadira de rodes, parla amb la periodista. Ens assabentem que la Republicana està soterrada al jardí, juntament amb altres exiliats i, evidentment, Antonio Machado, els restes del qual han estat traslladades des de Colliure per descansar en la que va ser la seua l’última residència espanyola abans que Bacelona caiguera a mans dels colpistes. Es prepara una gran festa que commemora 100 anys de l’aniversàri de València capital de la República. Podem escoltar a les bandes de música i la veo en off per megafonia anunciant la arribada de les autoritats.

En un moment donat para la música, es fa el silenci, i els personatges de Timoteo, la neboda, la periodista, i la republicana s’avancen monstrant-se als espectadors com actors. En eixe moement es projecten algunes imatges a la pantalla i es succeeixen els noms d’alguns dels exhumats. La periodista/republicana s’avança un poquet més i alça la veu, parlant directament a l’espectador de la necessitat de les utopies per a fer camí perquè “només es perd allò que es guarda.” La Banda toca una marxa alegre i tots els actors canten Espanyolito que vens al món. El públic s’afegeix.

____________________________________

En el siguiente enlace se puede ver la función teatral:

El libro «Solo se pierde lo que se guarda» ha sido presentado en diversos centros culturales, bibliotecas y entidades:

  • 24/02/2022 · Casa de Cultura de Rocafort (València)
  • 19/05/2022 · Centre Cultural La Nau, de la Universitat de València
  • 21/11/2023 · Centre Cívic de Port de Sagunt (València)
  • 11/01/2024 · Biblioteca d’Almussafes (València)
  • 09/02/2024 · Centre d’Art Villa Eugenia de Godella (València)
  • 15/02/2024 · Burjassot (València)
  • 22/02/2024 · Biblioteca de Llíria (València)

Dossier de prensa

Solo se pierde lo que se guarda, de Inma Garín y Rosa Sanmartín

Jaime Millás, Revista Primer Acto, número 362, 1/2022

La estancia de Antonio Machado y parte de su familia en una villa de la periferia de Valencia durante la guerra civil ya tiene texto teatral editado. Se presentó con pocos medios en la localidad de Rocafort hace un tiempo. Ahora, EdictOràlia Teatre presenta una preciosa edición, que nos permite disfrutar y analizar la trama y los diálogos escritos, en valenciano y en castellano, por las dramaturgas Inma Garín y Rosa Sanmartín.

La obra se apoya en tres tiempos históricos para establecer una buena perspectiva entre las diferentes generaciones que conformaron y siguen conformando la sociedad española. Está la generación que sufrió el golpe de estado fascista contra la legalidad de la República española y el exilio forzado de quienes habían apoyado un cambio político contrario a la monarquía de la Restauración. Junto a las víctimas de la guerra, se encuentran los españoles de ahora que conmemoramos y recuperamos memoria histórica y cadáveres olvidados en las cunetas. Y un tercer tiempo dramatúrgico se sitúa en la perspectiva de los cien años, en el que nietos y bisnietos siguen homenajeando a unos perdedores, a los que la derecha continúa negando un espacio social de perdón y reconocimiento cívico. En resumen, la trama histórica parte de 1936-1938, pasa por 2009 y llega a 2037.

Las autoras subrayan con los personajes —unos comprometidos con la dignidad, otros todavía ignorantes de lo que pasó— su interés por construir esta ficción para recrear no solo una experiencia estética sino también ética y política. Lo hacen «desde una mirada que restituye la continuidad entre pasado y presente». En el texto se ve claramente el juego generacional que todavía estamos alimentando en España, para integrar de una vez en nuestra historia colectiva un drama que nos dividió mortalmente y nos abocó a un atraso político y cultural de muchas décadas. Frente al silencio de las primeras generaciones, el homenaje y la reconstrucción histórica de las recientes.

Es el propio Machado quien apuesta en la obra por salvar a sus nietas y dejar en manos del agresor fascista su camino hacia el exilio y la muerte. Le reprocha su cuñada: «Si me quitas a mis hijas, me quitas la vida». El poeta le presiona porque: «Ellas, al menos, han de salvarse». María Zambrano se ha ofrecido de mediadora para que viajen a Rusia. «En Rusia hace frío», replica Matea. «Ellas se han acostumbrado al dulce clima de aquí, a la huerta».

El escenario de la obra es Villa Amparo, una casa con amplio jardín, rodeada de pinares, situada en Rocafort, cercana a la estación del tren. Desde noviembre de 1936 hasta abril de 1938 el poeta con su madre, su hermano José, esposa e hijas residieron en ella, muy cerca de la ciudad donde se trasladó la capital política y cultural de la República. Azaña se refugió también en ese tiempo cerca de Portaceli. «Vuelve el poeta a sus naranjos y limoneros en esta torre valenciana», escribió su hermano José. «Pero esta vez serán ya los últimos que vea. Está ya en una de las estancias finales de su vida». Pese a sus problemas de salud (solo tiene 61 años) Machado trabaja y escribe intensamente para numerosas revistas que defienden la República. No es tiempo de descanso, está en pie de guerra, quiere combatir con la palabra y los versos. Asiste a algún acto político en Valencia.

En la escena 5 recibe la visita del escritor Juan Gil Albert, que acude a recoger su colaboración, con Juan Mairena de alter ego, para la edición de la mítica Hora de España. Lee en voz en alta un fragmento: «Incierto es, en verdad, lo porvenir. ¿Quién sabe lo que va a pasar? Pero cierto es también el pretérito, ¿quién sabe lo que ha pasado? No dudo que haya en nuestra conciencia una pretensión a fijar lo pasado, como si las cosas pudieran hacerse inmutables al pasar de nuestra percepción a nuestro recuerdo».

Hablan del efecto político que ha producido el II Congreso de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Cultura, celebrado meses antes en el salón de plenos del Ayuntamiento de Valencia. Desde entonces Machado no ha vuelto a la ciudad. No oculta su pesimismo. «Creo que aquel Congreso será el último que celebraremos en esta ciudad. Cada vez veo más cerca la huida, Juan, pero a mí no me moverán. Ya he echado raíces aquí». Y no fue así. El avance de las tropas franquistas le echó de Valencia a Barcelona, y le obligó a huir a Francia para morir en Colliure.

En Villa Amparo tiene largas conversaciones con su madre Ana, muestra su dolor por la claudicación ante los franquistas de su hermano Manuel. Trabaja todas las noches hasta ver amanecer. En días claros contempla desde la torre la inmensa huerta y en el horizonte el mar. Recibe numerosas visitas de artistas y de intelectuales. En la escena 8, María Teresa León le habla del éxito que tienen las representaciones de El cerco de Numancia y Amores de Don Perlimpín. La actividad cultural persiste como arma ideológica y eficaz para combatir el miedo y la guerra.

Precisamente la función arranca en esta villa de Rocafort, en el acto de conmemoración de los 100 años del Congreso de la cultura antifascista organizado en 2037 y con el testimonio de Julia, la joven periodista, que en su madurez ha tomado conciencia de lo que significó la guerra del 36 después de vencer el silencio de su familia y escusarse del poco interés mostrado en 2009 para escribir un reportaje sobre un homenaje republicano. «Pensaba que un reportaje sobre unos republicanos en un pueblo de la huerta no lo leería nadie», comenta a un sobrino de un dirigente de los perdedores. Nietos y sobrinos siguen cuidando la memoria republicana de sus mayores. De hecho, Mercedes, hija de republicanos, en la última escena, la número 12, se dirige a los jóvenes, «a los que no habéis vivido la guerra, la posguerra, la dictadura… No me cansaré de narrar esta historia hasta que os duelan los oídos… Prometedme que estaréis vigilantes para que la Historia no se repita una vez más».

Este texto y su representación se unen a una ligera cadena de homanajes promovidos en la democracia para rescatar el vínculo de Machado, errante hacia el exilio, y Villa Amparo. En junio de 1979 asistí como corresponsal de El País al primer homenaje celebrado después de la dictadura. Se colocó en la villa una placa recordando la estancia del poeta, asistió la familia de Báguena Garcés, propietaria de la finca, y también Francisca Castellano, la mujer que atendió a los Machado en las tareas domésticas. «Hablaba poco con don Antonio ¿sabe?», me comentó con espontaneidad. «Los poetas hablan poco porque sino no escribirían».

En 1984 la Generalitat editó un precioso libro con todos los materiales literarios e informativos que escribió y produjo Antonio Machado en Villa Amparo. Eran documentos pertenecientes a los archivos de los herederos de la familia Machado, ilustrados con dibujos de los artistas que trató en Valencia. Pienso que en este volumen las autoras de la obra teatral han encontrado una oportuna inspiración. En la actualidad, la torre es propiedad del gobierno valenciano, y está destinada a transformase en Casa de los poetas.

En el prólogo de la edición, su autor Rodolf Sirera recuerda que el título de la obra pertenece a una conocida sentencia de Machado: «En cuestiones de cultura, solo se pierde lo que se guarda», dicho de otra manera, solo se pierde lo que no se comparte con gente de buena fe que quiere escuchar. Inma Garín y Rosa Sanmartín han compartido en esta función su conocimiento y su amor por los testigos de un conflicto que nos hundió en el pozo de una dictadura. Dramatizando los últimos meses de la vida de Machado en Valencia han sabido rearmar —focalizando la atención del espectador en el perfil de un poeta— la historia de lo que fuimos y no nos contaron. Un texto que merece una nueva puesta en escena.